Crueldad

Tan cruel es preparar todo,
tan cruel es ver tus ojos y detener el alma,
no poder besarte,
ni abrazarte,
sin acariciar tu sombra,
ni oír tu respiración,
tan cruel ver tus labios, y abandonarlos,
y no son necesarios mis ojos,
para saber cual es su color,
como la miel de tu ser baña tu cuerpo,
y el perfume de tus ríos,
me embrujan,
sin embargo es cruel,
la precisión, la medida sin compasión,
carente de sensación,
durante el abrazo,
el frío hierro enjugándose con el rojo líquido,
tu columna rota ,
el vestido rasgado,
sin mirar tu rostro
conteniendo la respiración
apretando más fuertemente tu cuerpo contra el mío,
sintiendo poco a poco,
como vas perdiendo fuerzas
mojando mis hombros
con tus ácidos y pesares,
sin pelear y sin entender,
va abandonando tu alma nuestro cuerpo,
tanta crueldad no es posible,
pero es imaginable,
se prepara,
se planifica,
se ejecuta
se llora,
y se olvida mientras se prepara otra crueldad
que haga mayor maldad
y permita no recordar la anterior.
Si embargo, solo imaginarlo
, prepararlo
, planificarlo,
no permite ejecutarlo con la frialdad necesaria,
y me miras ,
mi mano no vacila en arrancar el brillante filo de tu espalda
mientras mis pupilas buscan a las tuyas,
sigues sin entender y yo sin comprender,
porque estoy preso de tus brazos,
sangras mientras me sonríes,
es tan cruel pero tan necesario,
es tan cruel pero hoy no te acompañare.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fe

tristes elecciones

Pensamiento