Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2016

en mi esquina

En mi esquina, pudiera estar viendo el vértice entre estas dos paredes, con mis orejas de burro y un grupo de niños riéndose de mí, dándole la espalda a la verdad, en mi esquina, pudiera también estar sangrando, y con unos guantes en mis manos, sudando y esperando que toquen la campana, gruñendo como perro y pensando por qué estoy acá llevando tantos golpes y tantos por dar, en mi esquina, pudiera también estar viendo como el torero se enfrenta con el capote asustado al toro que lo quiere cornear y yo, sólo viéndolo sufrir, en mi esquina, estoy pensando las preguntas que no me paras de realizar, que haces conmigo?, que no hay forma de parar, dejo todo para que se pueda calmar, llevo todo como una carga más, pero aquí en mi esquina, solo estoy, sólo en mi esquina, pensando en tus labios, mordiendome los labios, y apretando los puños, sin dejar de mirar porque tal vez te rías, porque tal vez quiero escuchar la campanada, porque tal vez quiero sólo mirar, y ta

En tus manos

No lo esperas, no respiras, no te agitas, no te mueves, sólo meditas y observas como gotea la sangre alrededor de tus manos, y el sudor gotea en tu sien, y ves la escalera donde suben y bajan , y tu mirando desde esta cárcel , alzando la mirada, y tu pertenecías a ellos, eramos uno de ellos, y allí estás, con la sangre goteando, sin saber si es tuya o de quien es, y allí en cuclillas, miras las rejas , que te impiden salir, que te impiden correr, allí cuando no respiras ni agitas ni te mueves, solo esperas, reaccionas, gritas y rompes, y vuelas , es allí donde entiendes, que la escalera no se rompe pero no la alcanzas, y te atraviesan los hierros y los pasos no te mueven, y el tiempo no avanza, observas tus alas atravesadas por el acero que te quema y sientes el dolor de aquél y el que te carcome, cierras los ojos y te transportas no tienes necesidad de hablar solo te comunicas, y lo observas, observas también la sangre que se desvanece, que la luz sale

Blasfemia

Ininteligible, sobre ti debo andar, con tu aroma aún en mi piel debo maldecir, en este suelo sagrado, debo escupir, sangrar, vomitar, eyacular, y aunque no entiendas más, la justicia no termina de llegar, y el justo se parece alejar, existe acaso, acaso aparecerá, como el invisible viento trayendo el amanecer, en medio de estos demonios, montado en su corcel la justicia que ha de prevalecer, o será el comandante que guía a estos malditos sedientos de sangre, que se revuelcan en la pocilga del poder, no voy a caer en el error, jamás voy a responder a tus actos de supuesta honradez con mi actos de completa estupidez, blasfemo, maldigo en esta hora, tu hora y mi hora, en la cual no ves, no oyes o no quieres oír, te crees bueno, por no hacer , por poner reglas y desaparecer, solo por ver y luego juzgar, te atreverás a juzgar? todo lo hecho, con tu no hacer, con tu destrucción que nace de tu desconfianza, de realizar una prueba a nosotros los mortales, que esta

Gol

Debo decir insistentemente lo que ya sabemos, e insisto en que lo sabemos y no lo discutiré insistentemente aunque lo sepas , y no lo entiendas, y aunque comprendas y no lo sepas espero que mi insistencia tenga efecto en tu conocimiento pleno que se incorpora en tu sabiduría plena el instante mágico de ingresar un balón en un arco luego de ser tocado por mi pie no es mágico es orgásmico.

Quizas

Quizás ese azul de tu pelo negro no va, quizás ese verde de tus ojos café, me van a motivar quizás el blanco de tu piel morena, me haga mover mas allá, pero en la camaleónica forma en que te has de transformar, quizás no me quieras entender una vez mas, pero quizás yo no estoy confundido, quizás me da miedo caminar, y sólo necesito tu mano para andar, quizás me da miedo confesar, que anhelo más de ti de lo que me atreviera a pronunciar, pero definitivamente, quizás, el amarillo de tus manos, en mis manos, entrecruzadas, bailoteando en el aire entrelazadas, quizás, me ayuda mas, que tu camaleónica forma de cautivar.

Respiro, respiras

Respiro , respiras, sudo , sudas, invisiblemente e inverosímilmente, de tu rostro a mi rostro, aunque observes callada, aunque creas que no digo nada, sólo acá espero,aparezco, como un impaciente tigre que consume su paciencia , esperando a dar el zarpazo esperando correr, así que respiro mientras respiras, y aparezco tanto como desaparezco, no espero que tu mi gacela, me dejes todo sencillo que caigas sin correr, sin que sudes mientras yo sudo, aunque sin embargo, respiro, respiras, sudo , sudas pasa algo realmente nuevo, algo intrínseco , es que tu crees necesitar que yo te necesito que tu quieres, que yo te muerda y te ingiera y yo quiero morderte e ingerirte que te vuelvas parte indivisible de mi, y yo de ti, así que mi gacela, yo queriendo ser tu león, o al menos el gato que acaricias entre tus piernas y estar allí, mientras respiro y respiras, sudo y sudas, al final estoy entre los matorrales tu pastando. ambos respirando ambos esperando mi e

No lo sé

No lo sé, mi primer amor sabía a leche y me acurrucaba entre sus brazos y así pensaba el amor y creía que era amor, y anunciaba mi amor, con un ruido de boca, y una emoción sin control, y luego al caminar y ver un poco mas allá, un pelo blanco y unos damascos tal vez pudieron más y no lo sé, amor quizás, aún no lo sé, y luego el nuevo primer amor , rozó mis labios, y me hizo temblar, rozó mis manos, rozó mis brazos, y ya no podía más, y no lo sé amor tal vez, y luego vino, el amor a las palmeras, a las letras inmarcesibles, a los pensamientos indescriptibles, al amor imposible, amor no lo sé, puede ser?, luego el despertar de la piel, la primera conjugación, la cero disyunción, el cóncavo y el convexo, mi primer amor, lo sé , amor no fue, y luego otra vez, otro amor, esta vez sin sentido, alocado genial, y pensé amor inmortal, coronado, con vestido blanco y sellado con anillos de oro y cristal amor, si ya no podía equivocar, lo sé, amor sin más, y