Martilla

en esta oscura cueva
húmeda, sofocante,
en esta cueva oscura,
a qué sabe el amor?
a qué sabe el odio ?
a qué sabe la traición?
ping pang
busco rocas,
piedras entre barros,
diamantes entre piedras,
esmeraldas entre diamantes,
desestimando el dorado o plateado metal
y el esfuerzo que exige ver en esta oscuridad,
ping pang
qué sabe el amor?
qué sabe el odio?
qué sabe la traición?
planteó un camino superior
guiado por la ambición
continúo bajando para encontrar
esa esmeralda ,
esa piedra
ping pang
sabe el amor?
sabe el odio?
sabe la traición?,
oigo el ruido del río
agua entre las piedras, piedras entre diamantes
y allí está la puerta del infierno
detrás del purgatorio de tus besos
allí en el libro de secretos está como entrar y salir del fuego eterno
pero como olvidar el llanto de los afligidos,
el calor de la lava que incendiaba mi piel,
¿cómo limpias el alma?
¿mirando la piedra que brilla?
¿cómo purificar la sangre con sangre?
ping pang
sabe a poco el amor,
sabe a poco el odio,
sabe a poco la traición,
mi picota está construida
entre las piedras  y con base de oro
pero armada y lista para recibir mi cabeza
¡que nuestra sangre recorra sus verdes , amarillos y blancos!
enmarquemos el rojo y azul
pero la puerta que fácil abre
también fácil cierra
pero puerta de entrada no es de salida,
en que circulo la encontraré?
la puerta enfrente
la puerta atrás
la perilla a un lado
ping pang
a saber, la traición , el odio y el amor son hermanos de la misma madre
de distintos padres, entiendes?
el martillo debe encontrar un modo de
abrir y no cerrar
de correr y no hallar,
no es sencillo empezar a subir y olvidar
la puerta de un infierno 
¿cuántos habrá?
ping pang
el vino de las uvas martilladas,
jugo extraído con dolor,
debe reposar debe dejarse fermentar,
pero el martillo no es paciente
y la falta de aire te invita a abrir,
no a cerrar,
ping pang,
el dulce vino que recorre tus venas,
explota sin saber
quien sabe de amor?
quien sabe de odio ?
quien sabe de traición?
la pupilas se adaptan a la oscuridad,
ya no recuerdan la luz en el rostro,
ni el calor ni el viento,
sin pesar pero sin alegría,
pero no son pupilas de gatos, 
vacilas,
sólo deseo respirar,
y subes
solo hay una explicación
conoces el sabor del amor,
el sabor del odio,
el sabor de la traición




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fe

tristes elecciones

Pensamiento