Desvelo

la luz que se refleja
el ruido que molesta
la fragancia que se anhela
el pensamiento que no se rehuye
el beso que le doy a tu nombre 
mientras caen mis parpados
pero no huyen en la desesperación
levantándose una y otra vez
todos los caminos llevan a Roma
pero ninguno a tu Vesubio
no volverás a recorrer las piedras de este camino
no volverás,
en mi sueño no estarás
pero si estás en mis trasnochos
como están lo vientos en Aulide?
vas a Troya o te diriges a Jonia?
vayas a donde quieras igual dejas las entrañas de otros entre las piedras
tus luces, tus armonías, tus aromas , tus pensamientos
son lo que no me deja dormir
lo que no me deja descubrir
la diferencia entre un desvelo y un trasnocho
importa aún el beso que envío a tu nombre?
le importan a las montañas?
que impasibles sienten el cosquilleo de tus andanzas
de aquello que no deja de ocurrir
porque el hada habla con su reflejo en el lago
será que encontró al niño que se haya más allá de nuestros sueños
el que vive allí cual sirena 
descansar mis pensamientos 
tengo la oportunidad de vaciar mi mente y rendirme
pero tengo que convivir entre los sueños e ilusiones
del caminar lento de esta carreta
que me lleva a Roma
a tus pies
se que deseo dormir 
para soñar , para olvidarme de ti
no sufro de pesadillas
sufro desvelos
mis desvelos no son por ti montaña loca
ni por la arena alrededor de mis pies
ni por la brizna
ni por el rocío
menos por lo que no tengo
ni por lo que tengo o tendré
es por la la luz que se apaga
el ruido que me atrapa
la fragancia que se recuerda
el pensamiento que no se rinde
el beso que tiro al viento esperando que llegue a destino
sin saber si llega a Roma o a tu Vesubio



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Fe

tristes elecciones

Pensamiento